¿Cómo recuperarse de los excesos navideños?

Todos los años se repite la misma historia en la mayoría de hogares españoles: “Este año voy a tener cuidado con los excesos navideños”. Sin embargo, suele ser solo una promesa que nos dura hasta antes de empezar a reunirnos con amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Di adiós a los excesos de la Navidad

Un sinfín de aperitivos, deliciosas y variadas comidas y dulces, brindis por doquier... Vamos, justo lo que necesitas para favorecer la indigestión. Además, en esos momentos es cuando no te acuerdas de la importancia del control de peso.

Por ello, queremos darte una serie de consejos que te ayuden a recuperarte de los excesos navideños con facilidad.

Realiza ejercicio físico

Una dieta saludable acompañada de una actividad física regular es una de las primeras acciones que debes emprender. Recuerda que el ejercicio no tiene por qué ser intenso, especialmente si lo haces sin supervisión. Los expertos indican que es suficiente con que sea moderado y regular para alcanzar un peso saludable y equilibrado.

Pasea por los parques de tu ciudad y evita utilizar tu vehículo y el ascensor (es mucho mejor subir y bajar las escaleras). Haz pequeños estiramientos diarios y, si tu rutina te lo permite, sal a la montaña a correr, montar en bici o caminar.

No te encomiendes a dietas mágicas

Quizás esto te sorprenda, pero los expertos en nutrición y dietoterapia aconsejan no hacer una dieta para recuperarse de los excesos navideños. En este sentido, no conviene pasar de las comidas copiosas al ayuno o a una reducción drástica de la ingesta de alimentos.

Para revertir los efectos de la Navidad, lo mejor es evitar los platos grasos, los dulces y el alcohol. En su lugar, es preferible comer frutas y verduras, proteínas (carnes, pescados, huevos, legumbres…) sin mucha elaboración, frutos secos y snacks saludables.

Recupera tu rutina

Durante las fiestas, las comidas se alargan hasta bien entrada la tarde y las cenas pueden llegar a sobrepasar las 12 de la noche. Por ello, recuperar cuanto antes tus horarios habituales para comer y cenar es lo más saludable para el organismo. De hecho, lo adecuado es que la última comida del día se realice entre 3 y 5 horas antes de acostarse.

Por otro lado, hay que evitar pasar muchas horas sin comer, ya que eso puede desencadenar en una pequeña crisis de ansiedad. En este sentido, lo recomendable es realizar unas 5 comidas diarias.

Hidrátate correctamente

Beber mucha agua es uno de los mejores consejos tras varios días de excesos. Esto no solo evitará que el organismo se deshidrate, sino que también favorecerá la eliminación de las toxinas y te ayudará a reponer los minerales.

La falta de una correcta hidratación puede provocar fatiga y dolores de cabeza, además de afectar a tu estado anímico. Lo mejor es beber entre un litro y medio y dos litros de agua diarios, pero, si necesitas una alternativa, puedes decantarte por las infusiones. Estas pueden añadir efectos adicionales como, por ejemplo:

  • Quema de grasas.

  • Evitar la retención de líquidos.

  • Ofrecer sensación de saciedad.

Vuelve a tu rutina del sueño

Tener una buena higiene del sueño con 6 u 8 horas de descanso diarias ayuda a restablecer el equilibrio del cuerpo. No obstante, no todas las personas necesitamos las mismas horas de descanso. Si a pesar de tener una buena rutina, no estás al 100 %, puedes recurrir a ciertas vitaminas para el cansancio.

Como has podido comprobar, el impacto del cansancio y de los excesos navideños se aprecian a distintos niveles. Por ello, estas recomendaciones y tener un estilo de vida saludable son claves para que puedas comenzar el año cumpliendo tus nuevos propósitos y objetivos.

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios
Producto añadido a lista de deseos
group_work Consentimiento de cookies