Cuida tu piel como se merece también en invierno

El cuidado de la piel en invierno es tan importante como en los meses más calurosos del año. Las manos, el cuello o el rostro, especialmente los labios y las mejillas, son algunas de las zonas más sensibles al frío. Pero, en esta época, también debes tener en cuenta los contrastes de temperatura y la falta de humedad.

Todo ello tiene un impacto significativo en la piel, por lo que queremos ofrecerte algunos consejos para mantenerla saludable.

¿Qué cuidados necesita la piel en invierno?

Al igual que adaptas la ropa de tu armario a las distintas estaciones, también debes adecuar los cuidados que procuras a tu piel. Por ejemplo, si en verano te preocupas por escoger las mejores cremas solares, ahora puedes interesarte por cuáles son las mejores vitaminas para la piel. ¿En qué más deberías fijarte? Te lo explicamos a continuación.

Evita las duchas de agua caliente

Aunque sea lo que más puede apetecerte en invierno, lo adecuado es ducharse con agua tibia y no más de una vez al día para prevenir la deshidratación.

Ten cuidado con los ingredientes abrasivos

Ya sea para lavar las manos, el cuerpo o el rostro, resulta preferible apostar por productos suaves y testados dermatológicamente.

De igual manera, existen algunos que están específicamente formulados para proteger la piel del frío y nutrirla en profundidad. En la sección de dermocosmética de nuestra tienda online puedes hacerte con cosméticos enriquecidos que contienen ácido hialurónico y que son muy recomendables para preservar la hidratación cutánea.

Cuidar la alimentación

Además de seguir una dieta equilibrada, saludable y variada, en invierno conviene aumentar el consumo de vitamina C y otros antioxidantes.

Por otro lado, hay que evitar o, al menos, moderar el consumo de tabaco y alcohol. A su impacto negativo en la salud general hay que añadir que deja la piel con un aspecto apagado y cetrino.

Rutina facial día y noche

Para lucir una piel suave, lisa, hidratada y joven resulta indispensable cuidarla antes de acostarte y también al levantarte. Esta rutina debe incluir productos adecuados para tu edad y tipo de piel.

Realiza un pequeño masaje para activar y estimular la circulación cuando te pongas tu crema hidratante. Además, esto te ayudará a combatir las bolsas y ojeras.

A su vez, si necesitas aplicar un tratamiento despigmentante, ya sea a nivel domiciliario o de consulta médica, lo adecuado es hacerlo durante los meses de invierno. Puedes utilizar diferentes cremas, peelings y mascarillas que te ayudarán a recuperar la uniformidad del tono.

En cuanto a los peelings, has de tener cuidado si tienes la piel demasiado sensible o reseca y no aplicártelos más de una vez por semana.

Protección diaria

La crema solar facial no es solo cosa del verano, puesto que los rayos de sol inciden en tu piel pese a estar con temperaturas bajas. Esto es especialmente relevante si vas a zonas con nieve, ya que esta refleja el 80 % de los rayos. Por tanto, tampoco conviene olvidar las gafas de sol.

Cuida las zonas más sensibles

Los labios son una de las zonas más sensibles del rostro y en invierno suelen agrietarse e irritarse con frecuencia. Erróneamente, muchas personas se los humedecen constantemente. Lo adecuado, en cambio, es utilizar un bálsamo labial hidratante.

Las manos son otras de las grandes olvidadas de los cuidados diarios. En invierno, algunas personas sufren sabañones como consecuencia del brusco descenso térmico. Por tanto, recuerda aplicar una crema de manos nutritiva y protegerlas del frío con unos guantes.

En definitiva, la hidratación es uno de los pasos más importantes del cuidado de la piel en invierno, así que no olvides llevarlo a cabo, especialmente en las zonas más sensibles.

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios
Producto añadido a lista de deseos
group_work Consentimiento de cookies